Redes sociales: nuevas oportunidades de empleo

Redes sociales: nuevas oportunidades de empleo

Han pasado a formar parte de nuestras vidas y parece que se quedarán para siempre. Viven en nuestro bolsillo, en nuestro escritorio y nuestra oficina. Definen la forma en que nos relacionamos y nos organizamos. Y tienen una influencia cada vez mayor en la forma en que consumimos. La expansión de las redes sociales, que aglutinan millones de usuarios, ha alcanzado de pleno el mundo de los negocios.

Cada vez más empresas las utilizan para ganar dinero. Y , por lo tanto, necesitan nuevos perfiles profesionales que las ayuden a hacer negocio en redes sociales. La crisis se ha llevado por delante miles de puestos de trabajo pero el avance de internet ha favorecido la aparición de nuevas oportunidades. Para quienes se incorporan por primera vez al mercado laboral. Y también para quienes desean volver a trabajar. Según la Fundación Adecco un 70% de las personas mayores de 45 años que logran un nuevo empleo después de estar un largo tiempo desempleados reconoce haber tenido que reciclarse profesionalmente. La mayoría optaron por estudios relacionados con la informática, las nuevas tecnologías y el marketing en internet.

 

Empleo en social media

Redes sociales, fuente de empleo.

 

Todos estos nuevos empleos, además, no sólo se generan en grandes empresas o agencias especializadas ni son exclusivos de departamentos de marketing. La mercería de la esquina tiene tienda online, la red de carnicerías que empezó su crecimiento en el barrio tiene perfil en Facebook y el restaurante que frecuentamos con amigos anuncia sus promociones especiales en Twitter. Las pymes necesitan profesionales que sepan manejarse en redes sociales.

El portal especializado puromarketing.com destaca las siguientes entre las habilidades necesarias para trabajar en redes sociales:

  • Habilidades de comunicación y de redacción.
  • Empatía con cualquier tipo de personas.
  • Sensibilidad en el manejo de información de la empresa y del usuario.
  • Tener en cuenta la trascendencia de todas y cada una de sus publicaciones.
  • Paciencia ante situaciones delicadas.
  • Don de gentes, sin salir de la personalidad de la marca.
  • Excelente relación con todas las personas dentro de la empresa.
  • Experiencia en el uso de las Redes Sociales.
  • Disponibilidad de horario.